Andimac ha desarrollado, de la mano de una prestigiosa consultora especializada en pedagogía y formación, el I Estudio Materalia: Necesidades de formación en la distribución de materiales de construcción”. Una de las principales aportaciones del estudio realizado es la identificación de las áreas de máximo potencial de competitividad en el sector. El modelo analítico sobre el que se ha desarrollado el estudio es el estándar europeo EFQM.

Una vez identificadas, se han analizado las mayores fugas de competitividad ligadas a las áreas de mejora, y de este modo poder desarrollar programas de formación “dirigidos a corregir los desvíos del desempeño en la función de los trabajadores, acercando las deficiencias del desempeño real a los objetivos de máxima eficacia”.

El estudio fija las diez tareas clave que más pueden contribuir a la mejora de la competitividad de las empresas de distribución y que presentan mayores fugas globales de competitividad. Sobre este resultado general, la metodología permite que puedan desarrollarse acciones concretas para cada empresa. Por ejemplo, una empresa puede ser sensible de forma especial a uno de los diez criterios, por lo que el modelo formativo diseñado para esta empresa puede canalizarse hacia la recuperación de la competitividad ligada a este criterio.

El estudio igualmente analiza:

– Las 10 tareas clave que más pueden contribuir a la mejora de la competitividad pero cuyos inadecuados desempeños profesionales están ocasionando a las empresas del sector mayores fugas en sus resultados económicos.

– Las 10 tareas clave que más pueden contribuir a la mejora de la competitividad pero cuyos inadecuados desempeños profesionales están ocasionando a las empresas del sector mayor insatisfacción de sus clientes.

– Las tareas clave que más pueden contribuir a la mejora de la competitividad pero cuyos inadecuados desempeños profesionales están ocasionando a las empresas del sector mayores fugas en la satisfacción de sus recursos humanos.

– Las tareas clave que más pueden contribuir a la mejora de la competitividad pero cuyos inadecuados desempeños profesionales están ocasionando a las empresas del sector mayores fugas de imagen en el entorno en el que operan.

A partir de aquí el estudio desarrolla qué tareas prioritarias deben impulsarse a través de la formación de los trabajadores para que los objetivos de la empresa estén alineados con la capacidad real de sus recursos humanos objetivos. De este modo desarrolla para cada área funcional de la empresa los modelos formativos que, en virtud de las necesidades de cada empresa, mejor redunden en la mejora competitiva.

Este trabajo va a permitir que Andimac desarrolle programas formativos orientados a fines concretos, individualizables para cada empresa, en formato online, presencial o mixto, a través de la escuela de formación profesional del sector, Materalia, y en entre otros, para ello la colaboración de aquellos proveedores que apuesten por el canal de distribución va a resultar crítico, pues uno de los ejes de competitividad se encuentra precisamente en reorientar los valores tradicionales como se transmiten los valores técnicos de los materiales y sistemas constructivos en el canal.