En la siguiente nota de prensa con algunos de los datos más relevantes respecto a las razones e intensidad de la desaceleración observada durante el último trimestre. Una tendencia que implica realizar un ajuste a la baja de las previsiones de evolución del mercado tanto para cierre de 2018 como de 2019.
En esencia:
– La obra nueva ralentiza la actividad esperada se reduce debido a una mayor lentitud en el proceso constructivo. La razón: la mayor parte de vivienda vendida pertenece a vivienda usada (más de dos años desde que fue construida), lo que afecta a los ratios de venta de obra nueva que se frenan y, como consecuencia, se dilata el plazo de ejecución de obra en proceso y retrasan otras por ejecutar. En cualquier caso lo más preocupante no es esta ralentización sino el gran desequilibrio existente entre regiones en términos de crecimiento.
– Los indicadores asociados a consumo y por tanto que afectan al mercado de reforma se han debilitado más de lo esperado en la edición de mayo. No obstante, mantiene un crecimiento superior al PIB tanto en 2018 como incluso 2019.
– La no aplicación de las medidas del Plan Estatal de Vivienda 2018-2019 por parte de las Comunidades Autónomas también ha afectado a las previsiones, hecho denunciado ayer ante los medios económicos del país.
Esta información fue presentada a ayer en la rueda de prensa de Construtec-ePower&building, invitados por la organización en la presentación institucional de la feria para presentar a la prensa las cifras del sector de edificación -con especial importancia al mercado de reforma por lo que representa en términos reales y potenciales- y su relevancia económica y social.

Aquí se puede acceder a la nota de prensa general: La desaceleración económica reducirá en 154 millones de euros el gasto de los españoles en reformas:

En unas semanas remitiremos un informe más completo que sirva de apoyo al cierre de 2018 y la planificación de ventas de 2019.