La Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac) señala que 3 de cada 10 accidentes en obras menores tienen lugar al reformar las cubiertas, de acuerdo con un informe elaborado por la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

En este contexto, Andimac se ha sumado a la iniciativa “Trabajos en cubiertas: Lo importante es bajar con vida”, a sabiendas de que es precisamente en el ámbito de las reparaciones de cubiertas, en especial industriales, donde se concentra la mayor tasa de accidentalidad.

Andimac advierte de estos peligros ante el previsible aumento de las obras de rehabilitación que traerá consigo la asignación de los fondos europeos, ya que este tipo de trabajos va a tener a menudo continuidad en cubiertas, tanto desde la perspectiva de mejora en aislamientos como de incorporación de instalaciones fotovoltaicas, entre otros.

Accidentes evitables

La patronal admite que no son accidentes inevitables y anima a actuar de forma integral antes de que se incrementen los riesgos.

En concreto, recomienda organizar y aplicar las medidas de seguridad técnicas y organizativas necesarias. También realizar las comprobaciones oportunas por los técnicos competentes, dado que la mayor parte de estos accidentes suceden en cubiertas no transitables, que carecen de accesos y protecciones adecuadas. Y, por último, integrar en los proyectos de obra nueva la prevención de riesgos laborales para garantizar la seguridad frente al riesgo de caídas en altura durante las posibles intervenciones en cubierta.

La patronal explica que, mientras las dos primeras son críticas para los trabajos de mantenimiento, reparación y mejora de las cubiertas existentes, la tercera implica tener en cuenta en la elaboración del proyecto medidas de seguridad que permitan a futuro reducir los riesgos.

Andimac se ha sumado a esta campaña después de que la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo haya identificado la distribución de materiales como un agente capilar clave para reforzar la sensibilización.

Según el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, “además de un deber moral, garantizar la seguridad es un factor de competitividad para un sector que requiere atraer trabajadores para cubrir la falta de mano de obra. Desde la patronal nos ponemos a disposición de todas las empresas para ayudarles a difundir buenas prácticas que reduzcan riesgos y mejoren los patrones de trabajo en altura”.